¿A qué llamamos flora ilustrada?

Maravillas Boccio
ene 2022. Flora ilustrada

¿A qué llamamos flora ilustrada?
Conjunto florístico del templo de Seti I en Abidos (din. XIX). © Maravillas Boccio

La singularidad pictográfica de la escritura jeroglífica hace que la iconografía egipcia sea única debido a la asociación que existe entre la imagen y el texto.

La cohabitación de la escritura y la imagen en el mismo espacio es frecuente en el antiguo Egipto. La separación entre las imágenes como iconografía y como texto obedece a criterios formales como el tamaño, los detalles presentes en las imágenes y ausentes en los signos jeroglíficos, o las líneas de separación entre texto e imagen. Hay casos en los que la ejecución de los signos jeroglíficos que componen el texto es tan precisa que parecen imágenes por sí mismas. Un ejemplo es el texto jeroglífico de la capilla blanca de Senusert I (dinastía xii) en el templo de Karnak donde cada signo está esculpido con exquisita delicadeza y finura.

El concepto de flora ilustrada hace referencia a la iconografía de la imagen, mientras que la iconografía del texto se incluye en la flora textual y, más concretamente, cuando se trata el tema de los determinativos.

La arqueología egipcia muestra innumerables representaciones de plantas dibujadas o esculpidas que pueden encontrarse en cualquier lugar, como son las paredes de los grandes templos o tumbas de reyes y nobles, así como en papiros o pequeños ostraca.

Generalmente las representaciones botánicas son reiterativas, se repiten en contextos similares, como si hubiera un patrón que se utilizara de forma recurrente. Un caso muy característico es el de las mesas de ofrendas. Existen muchas escenas donde se puede ver al difunto frente a una mesa llena de alimentos de origen animal y vegetal acompañados de ramos de flores. Estas escenas, documentadas desde el Reino Antiguo, tienen pocas variaciones a lo largo del tiempo. En ellas se representan alimentos y flores que han sido representados durante el período egipcio con pequeñas variaciones estilísticas. por lo que podrían tratarse de un modelo preestablecido que se aplica repetidamente durante todo el período dinástico.

Otra característica de la iconografía botánica egipcia es que, salvo en casos excepcionales, las imágenes representadas carecen de trazos característicos que las identifiquen. En general, las representaciones egipcias de plantas son tan esquemáticas que permiten una amplia gama de posibilidades de identificación. Esta indefinición también puede tener otra lectura, ya que existe la posibilidad de que estos dibujos o grabados no representen solamente de una especie concreta, sino a un conjunto de especies. Estos dos factores, la repetición de formas con pequeñas variaciones y la carencia de trazos característicos, condicionan la información proporcionada por la iconografía para la identificación de las plantas representadas.

La licencia de este artículo se describe como: Creative Common Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional