Una iconografía singular para las flores de loto (Nymphaea sp.)

Maravillas Boccio
ene 2022. Flora ilustrada

Una iconografía singular para las flores de loto2
Jarras de libación. Templo de Sety I (din. XIX) en Abidos. © Maravillas Boccio

Las plantas denominadas comúnmente “lotos” se encuentran, en su mayoría, dentro del género Nymphaea. En Egipto crecen de forma natural dos tipos de lotos: el loto blanco (Nymphaea lotus) y el loto azul (Nymphaea nouchali var. caerulea). Ambas especies son acuáticas y su hábitat característico es el río Nilo y los canales.

Los ejemplares de loto blanco (N. lotus) presentan flores de gran tamaño que pueden superar los 20 cm de diámetro. Los sépalos son caducos, caen durante la antesis, y los pétalos son redondeados, blancos y muy vistosos. Por el contrario, las flores del loto azul (N. nouchali var. caerulea) son un poco más pequeñas. Los sépalos, a diferencia del loto blanco, son persistentes incluso durante la fructificación y los pétalos son agudos de color azul más o menos intenso.

Las imágenes de flores de loto son muy frecuentes en la iconografía egipcia. Su presencia está documentada desde el Reino Antiguo hasta la época Greco-Romana. Generalmente se presentan como flores individuales o bien formando parte de ramos y guirnaldas. En numerosas ocasiones, el loto forma parte de escenas comunes en del antiguo Egipto, e incluso en algunas de ellas, las flores de loto son las protagonistas. Es el caso de los difuntos percibiendo las fragancias producidas por las flores de loto, unas imágenes muy frecuentes en tumbas reales y privadas. Estas escenas están asociadas, en ocasiones, a las mesas y procesiones de ofrendas donde las flores de loto también son un elemento casi indispensable.

La presencia de flores de loto en el paisaje natural de Egipto también se ve reflejada en los ambientes acuáticos representados en las escenas de caza y pesca, muy comunes en las tumbas privadas del Reino Antiguo. Estas escenas recrean ambientes lacustres donde habitan gran cantidad de aves y peces, con el objetivo de mostrar la abundancia de bienes y riqueza del titular de la tumba.

La figura 1 muestra una jarra de libación y una flor. Esta iconografía se ubica en el zócalo de la segunda sala hipóstila del templo construido por Sety I en Abidos. En ella puede apreciarse la delicadeza de líneas y trazados para expresar hasta el más mínimo detalles que pone de manifiesto la técnica insuperable de los artistas de Sety I.

El cuerpo de la jarra está formado por dos flores. La parte superior está integrada por la corola de una flor dispuesta hacia abajo, mientras que en la parte inferior de la jarra se observa la corola de una flor diferente. La flor superior tiene los pétalos obtusos mientras que la inferior los tiene agudos. Estas dos flores se corresponden con las dos especies de lotos presentes en Egipto. Se trata pues, de una iconografía singular para las flores de loto (Nymphaea sp.). Efectivamente, la flor superior que compone el cuerpo de la jarra se corresponde con el loto blanco (Nymphaea lotus) y la inferior representa al loto azul (N. nouchali var. caerulea).

Iconografía de flores de loto. © Maravillas Boccio

Es interesante observar cómo se han asociado las formas de los dos tipos de flores de loto con la silueta de una jarra. En la parte inferior, más estrecha, se representa el loto azul con los pétalos agudos y el loto blanco de flor más grande y pétalos más anchos se invierte y delimita la zona más amplia de la jarra que corresponde con la parte superior del cuerpo.

La flor que acompaña a la jarra se identifica con el loto azul, puesto que presenta los pétalos agudos característicos. Además, se pueden identificar los sépalos, también agudos, que están presentes durante la floración y que envuelven a la corola.

La licencia de este artículo se describe como: Creative Common Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional