Los nombres de plantas y partes de plantas

Maravillas Boccio
may 2022. Flora textual

Motivos florales. Templo de Edfú (din. Ptolemaica) ©Maravillas Boccio

Introducción

La lengua egipcia, al igual que otras lenguas, posee palabras que definen cada una de las cosas tangibles que rodean a la población. Por ello, es evidente la existencia de palabras egipcias relacionadas con las plantas que crecen en Egipto, o bien, de plantas exóticas que los egipcios importaban para determinados usos. Así mismo, en el vocabulario egipcio se encuentran de igual modo palabras vinculadas a las partes de las plantas, entendiendo por parte de plantas a las hojas, tallos, raíz, fruto, flor, etc.

Debido a que muchas palabras botánicas egipcias no tienen un significado conocido para nosotros, es difícil diferenciar las palabras que se refieren a la planta entera y las que se relacionan con una parte de ellas. Afortunadamente, existen vías alternativas para poder diferenciar estas palabras aun no sabiendo su significado. En este artículo comento dos métodos que nos permiten su distinción. Uno de ellos está basado en la grafía de las palabras y el otro se fundamenta en la sintaxis de la oración.

Procedimiento gráfico

La palabra egipcia está formada por dos partes: una fonética y otra semántica. La componente semántica está constituida por uno o varios signos llamados “determinativos”.

En la palabra, el determinativo se coloca después de la parte fonética, ayuda a su lectura, pero no tiene valor fonético. Marca el final de la palabra y proporciona una información semántica adicional.

Una característica de las palabras egipcias es que pueden ser escritas de diferentes formas. Para ello, el escriba juega con todos los signos disponibles para la escritura de la palabra en cuestión. Así pues, para resaltar un significado concreto de una palabra, el escriba disponía de diferentes determinativos para lograr su objetivo.

De esta forma, el signo  (M2) que simboliza una planta se utiliza para determinar palabras referentes a plantas de aspecto arbóreo, arbustivo y herbáceo, así como palabras asociadas a las diferentes partes de la planta, como es el fruto, hojas, tallo, etc. No obstante, el escriba disponía de signos diferentes a M2 para determinar palabras relativas a partes de plantas. Es el caso del signo  (N33) relacionado con la arena o productos arenosos o granulados y que se asocia principalmente con los frutos.

Tabla 1

La tabla 1 contiene cuatro palabras con significado botánico y de cada una de ellas se muestran dos grafías. Como puede apreciarse, las grafías de cada palabra son prácticamente iguales excepto en un signo, el determinativo. La primera columna está formada por las grafías determinadas con M2 y en la segunda columna se agrupan las que contienen el determinativo N33.

El cambio de determinativo en una misma palabra pone de manifiesto la intención del escriba de resaltar un aspecto concreto de esa palabra. Así en la tabla 1, las palabras de la primera columna determinadas por M2 hacen referencia a la planta en su conjunto, mientras que las de la segunda columna, al estar determinadas por N33, aluden al fruto producido por la planta.

Procedimiento sintáctico

Otra manera de saber si una palabra hace referencia a una planta o a una parte de ella es atendiendo al lugar que ocupa la palabra dentro de la oración. Para ilustrarlo, utilizaré como ejemplo la frase He comido pipas de girasol.

En la oración que sirve de ejemplo, hay dos sustantivos (pipas, girasol) unidos por la preposición de. El conjunto de las tres palabras, pipas de girasol, forma un sintagma nominal (SN), donde pipas es un sustantivo que ejerce como núcleo del SN y de girasol es el complemento del nombre (CN), también llamado genitivo, del sustantivo pipas. Así pues, el CN, como su propio nombre indica, aporta información acerca del sustantivo que le precede.

Desde la perspectiva semántica, la preposición de tiene connotaciones de pertenencia. En consecuencia, el significado de la expresión pipas de girasol es similar al de pipas que pertenecen al girasol. Efectivamente es así, puesto que todos sabemos que las pipas son el fruto del girasol y por ello, las pipas son una parte de la planta del girasol.

Este razonamiento que he hecho en una frase en lengua española se aplica exactamente igual en el caso de la lengua egipcia.

En lengua egipcia no es frecuente utilizar el término CN, sino que se habla simplemente de genitivo. El genitivo puede ser directo cuando los dos sustantivos están yuxtapuestos o indirecto si existe una partícula, similar a la preposición de, que los une.

Tabla 2

En la tabla 2, la primera columna muestra el genitivo directo mȝt swt. Como puede apreciarse, los sustantivos mȝt y swt se encuentran uno al lado del otro sin ninguna partícula que los una. En cambio, en la segunda columna se expone un ejemplo de genitivo indirecto, puesto que los sustantivos mȝt y ḥḏw están unidos por la partícula nt.

En cuanto a la traducción, no existe diferencia entre el genitivo directo i el indirecto. Ambos se traducen de forma similar. Así, la expresión mȝt swt se traduce como: “la parte mȝt de la planta swt”, mientras que la traducción del genitivo indirecto mȝt nt ḥḏw es “la parte mȝt de la planta ḥḏw”.

Por lo tanto, del ejemplo de la tabla 2 se deduce que:

  • mȝt es el nombre de una parte de planta.
  • tanto la planta swt como la planta ḥḏw tienen una parte denominada mȝt.

La licencia de este artículo se describe como: Creative Common Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional